‘Sport-ividad’

David Palacios acudió a la presentación internacional de los maxiscooter de BMW Motorrad en Madrid y realizó una toma de contacto con el C 600 Sport. De él destaca su tamaño compacto, ideal para sortear los múltiples obstáculos de la ciudad, su potencia y su gran agilidad, también en carretera abierta. Sin olvidar el sistema Flex Case de la marca alemana, que aumenta el espacio para los cascos.

De nuevo me encuentro subido en el BMW C 600 Sport, un maxiscooter de altos vuelos. Y digo de nuevo porque ya me monté en él el sábado por la noche en la puerta de un cine. Lo hago convencido de pasar un rato divertido usando unas buenas armas: 60 CV y 175 km/h de velocidad punta, además de una gran estabilidad.

Nada mas sentarme en esta nave espacial de color azul, lo primero de lo que me doy cuenta es que parece un scooter de 300 o 400 cc en vez de un maxiscooter. Ajusto manillar y sillín en la posición más alta y, una vez encontrada una postura que me es cómoda, realizo un par de maniobras para salir del hotel donde nos presentaron esta montura, llegando la primera sorpresa del día: el motor tiene una respuesta muy alegre y acelera con decisión. En cuanto empezamos a rodar, el peso de este scooter desaparece como por arte de magia. El BMW C 600 Sport es rápido de dirección y muy ágil entre coches, sorteándolos y provocando, además, desvíos de las miradas en el tráfico de Madrid.

Nos alejamos de la ciudad y salimos a la carretera, no sin antes acelerar con ganas en los semáforos. Mis sospechas se confirman: la fuerza del motor a la rueda trasera es tan bestial que deberemos llevar cuidado si estamos sobre un paso de cebra o asfalto deslizante. Desde un primer momento, el Sport da confianza al conductor y posee mucha agilidad en la entrada de las curvas.

Como cualquier moto que pruebo por primera vez, al maxiscooter le hago mil trastadas: tracé curvas completamente erguido, descolgado e incluso sacando pierna al más puro estilo supermotard, y dejé caer el scooter todo lo posible buscando que rozase algo en el suelo. Nada, no hubo manera. Y en todos los casos la estabilidad fue soberbia. Ni una sola vez el chasis dio muestras de debilidad y las suspensiones nunca me dijeron: “David, afloja que no vas en una deportiva”. También los frenos están a la altura, sobre todo el delantero, con mordiente y dosificable. El trasero, por el contrario, es más esponjoso.

No rodé mucho con él, pero la autonomía del BMW C 600 Sport supera sin ningún problema los 300 kilómetros, casi seguro.  Especial mención al Flex Case, ingenio donde se nota la mano de BMW Motorrad. Un invento sencillo e inteligente con el que se soluciona de un plumazo el problema de un montón de scooter del mercado, el espacio para los cascos.

To be continued…

Por David Palacios

Comparte esta entrada!

    3 comentarios en “‘Sport-ividad’

    1. hola, gracias por tu trabajo, me parece genial
      que me puedes decir de los problemas de fabricacion que se van a demorar 2 meses en la fecha de entrega, tengo un sport reservado desde febrero y del 14 de abril de entrega nada,
      a ver me te dicen a ti, porque me tienen un poco mosca.

      • Lo que yo se es que durante la fase final de pruebas de los vehículos de la primera serie de producción, se ha detectado que la calidad del producto final no cumple con los altos estándares exigidos por BMW Motorrad.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.